Aversión al sexo o fobia sexual

Definición:

La aversión al sexo es un estado en el cual la disposición física, mental y emocional para evitar el sexo domina en la vida de la persona que lo sufre. Consiste en la aversión persistente o recurrente y la evitación de cualquier contacto sexual genital con la pareja. La alteración provoca malestar acusado o dificultades en las relaciones interpersonales.

Al igual que la decisión de privarse de alimento, la privación del sexo puede hacer que uno se sienta poderoso y defendido de las heridas. La preocupación por evitar el sexo puede llegar incluso a parecer que extirpa los problemas de nuestra vida. La obsesión, puede llegar a convertirse en un forma de hacer frente a todo el estrés y a todas las dificultades que nos rodean. Las personas con aversión al sexo en sus historias personales incluyen a menudo la explotación sexual o alguna forma de rechazo sexual agudamente traumático, o ambas.

Las experiencias de abuso sexual en la niñez son comunes entre las personas con aversión al sexo, con frecuencia acompañadas por otras formas de violencia y abandono. Como resultado de estos traumas, ellos tienden a conservar oscuros secretos y a mantenerlos sin revelarlos. De hecho, las personas que sufren de aversión al sexo son en su mayoría inconscientes de la dinámica oculta que los maneja. Otra consecuencia puede ser el haber vivido un ambiente familiar muy represivo, a veces potenciado por una formación religiosa ortodoxa y rígida, o bien haberse iniciado tras unos primeros intentos de coito que produjeron dispareunia. En este último caso, aun después de desaparecer la dispareunia, permanece el recuerdo del dolor.

Qué puede experimentar la persona que sufre esta disfunción

  • Terror al placer sexual
  • Miedo persistente al contacto sexual
  • Obsesión y extremada vigilancia con respecto a los asuntos sexuales
  • Necesidad de evitar cualquier cosa relacionada con el sexo
  • Preocupación por la actividad sexual de los demás
  • Aborrecimiento extremo a las funciones corporales
  • Dudas obsesivas sobre la propia adecuación sexual
  • Actitudes rígidas y enjuiciadoras sobre conducta sexual
  • Temor excesivo y preocupación por las enfermedades de transmisión sexual
  • Preocupación o miedo obsesivo por las intenciones sexuales de los demás
  • v
  • Vergüenza y aborrecimiento por las experiencias sexuales propias, por su cuerpo y sus atributos
  • Depresión por la propia adecuación y por el propio funcionamiento sexual
  • Necesidad de evitar la intimidad a causa del miedo sexual
  • Conducta autodestructiva para limitar, detener o evitar el sexo
  • Patrón de resistencia a todo lo sexual aunque saben que puede llegar a ser autodestructivo
  • Su aversión sexual afecta al trabajo, los pasatiempos, los amigos y la familia

Cuando se trata de un trastorno de tipo adquirido, con posterioridad a un período de funcionamiento normal, la causa puede tener que ver con la pareja (situacional o interpersonal) o deberse a un trauma o a dispareunia. La aversión puede generar una respuesta fóbica (incluso de angustia), en cuyo caso pueden estar presentes también temores irreales menos conscientes de dominación o de daño corporal. La aversión sexual situacional puede darse en personas que intentan o esperan tener relaciones incongruentes con su orientación sexual.

El trastorno de aversión sexual se da ocasionalmente en hombres y con mucha más frecuencia en las mujeres. Los pacientes se quejan de ansiedad, miedo o disgusto en relación con las situaciones sexuales. Puede ser un trastorno de toda la vida (primario) o adquirido (secundario), generalizado (global) o situacional (con una pareja específica).

La curación de la aversión al sexo comienza cuando se admite que hay un problema. Afrontar la aversión al sexo es difícil cuando se está solo o aún cuando se cuenta con el apoyo de una pareja. Es por eso que la ayuda del terapeuta sexual puede ser tan útil. Un terapeuta sexual está capacitado para ayudar a ver las cosas desde otra perspectiva. Hay tantas cosas alrededor de la aversión sexual – problemas con los padres, sentimientos residuales de traumas del pasado, problemas de adicción, vivir en una cultura negativa al sexo- que resulta difícil resolverla uno mismo. (Extraído de los libros “Anorexia Sexual” de Patrick Carnes)

En nuestro Centro de Sexología Sabadell tratamos el problema de la aversión al sexo con muy buenos resultados.