Trastornos de la alimentación


terapia de pareja

Las personas con Trastorno en la alimentación presentan una preocupación extrema por el peso y la comida, ya sean mujeres u hombres. Entre los trastornos alimentarios se incluyen la anorexia nervosa, la bulimia nervosa y la ingesta compulsiva como los más destacados. Todos estos son problemas emocionales serios que pueden llegar a tener consecuencias letales.

Anorexia nerviosa:

Es un trastorno grave, un cuadro clínico que se caracteriza por la preocupación por el peso corporal y la comida. Se instaurará una conducta dirigida a la pérdida de peso. Se dará una forma peculiar de tratar la comida. Miedo a engordar, alteraciones en la imagen corporal, en la que cursa una amenorrea.

Cambios cognitivos:

  • Distorsiones perceptivas: Las personas que tienen anorexia tienen unas distorsiones perceptivas, sobrevaloran sus dimensiones, sobredimensionan sus medidas, detrás hay una mayor insatisfacción corporal, que es la causa de esta distorsión perceptiva.
  • Autoestima baja: Se menosprecian, se subestiman sin razón aparente. Tienen mucha inseguridad.
  • Cambios conductuales:

    • Restricción alimentaria: Progresivamente se van eliminando todos los alimentos, sucesivamente hasta que en la dieta quedan muy pocos alimentos o incluso ninguno.
    • Conductas compensatorias: la más frecuente es el vómito autoinducido o a través de laxantes, enemas, diuréticos, ayuno, un ejercicio físico desproporcionado.
    • Disminución del sueño: Hay que distinguir entre las dificultades para dormir que pueden deberse a síntomas de la depresión o la ansiedad.
    • Relaciones familiares conflictivas: cuando comienza un trastorno las relaciones familiares se vuelven difíciles.
    • Relaciones sociales reducidas: Hay un aislamiento de la persona, de no querer participar en las actividades de su entorno.
    • Actividad sexual ausente o neutra.
    • Hiperactividad.
    Cambios emocionales:

    • Ansiedad y síntomas depresivos.
    • Cambios biológicos:

      • Pérdida de peso
      • Problemas secundarios de desnutrición provocados por la inanición: mareos, hipotensión, fallos renales, insuficiencias cardíacas, etc.
      • Aspecto físico muy desagradable: se quedan demacradas, caída de pelo, ruptura de las uñas, descolgamiento de la piel, envejecimiento físico, manchas en la piel, etc.
      • Amenorrea o pérdida de la menstruación.
      • Cuadro Clínico:

        A. Rechazo a mantener el peso corporal en o por encima del valor mínimo normal considerando la edad y la talla (por debajo del 85 % de su peso teórico).Menos de 20 ya puede ser considerado como pérdida de peso.

      • Miedo intenso a engordar o a ser obeso, incluso estando por debajo del peso normal
      • Alteración en la percepción del peso o la silueta corporal.
      • Excesiva influencia de la figura o peso en la autoevaluación, o negación de la seriedad de la actual pérdida de peso.
      • En las mujeres que ya han alcanzado la monarquía, se producirá amenorrea, es decir, ausencia de al menos tres ciclos menstruales consecutivos.
      • Subtipos:

        • Tipo restrictivo
        • Tipo bulímico/purgante

        Tipo restrictivo: Durante el episodio de anorexia nerviosa, la persona no se da atracones o se purga frecuentemente. Son individuos que a pesar de no purgarse sí pueden hacer ejercicio.

        Tipo bulímico/purgante: durante el episodio de anorexia nerviosa, la persona se da atracones o se purga frecuentemente (vómito, uso de laxantes, enemas, etc.)

        Tanto en un tipo como en otro, en ambos la característica fundamental ha de ser la pérdida de peso. Hay una prevalencia del 50 % de la anorexia de tipo restrictivo y un 50 % de la anorexia tipo bulímico/purgante.

        BULIMIA NERVIOSA

        La bulimia es un trastorno del comer en el cual una persona reiteradamente se atiborra al comer, luego se autoinduce vómitos, usa diuréticos, laxantes, ayunos o hace ejercicios excesivos para prevenir el aumento de peso.

        Los síntomas de bulimia siempre incluyen episodios recurrentes de atiborramiento de comida (definido como el consumo rápido de una cantidad grande de alimentos en un período breve).

        Un sentimiento de falta de control sobre el comer durante los atiborramientos de comida; vómitos regulares; el uso de laxantes o diuréticos; el seguir dietas estrictas, la purgación, y ejercicios vigorosos para prevenir el aumento de peso; un mínimo de dos episodios de atiborramiento con comida a la semana durante por lo menos 3 meses; y una autoevaluación que es influida excesivamente por la figura y peso del cuerpo.

        Otros síntomas pueden incluir la restricción de alimentos o de líquidos; el abuso de Ipecac o de enemas (también llamado purgación); la pérdida de apetito; el aumento de peso o la pérdida de 10 libras o más; y una variedad de cambios físicos incluyendo la deshidratación, irregularidades menstruales, desajuste de electrólitos, glándulas parótidas hinchadas o caries dentales severas.

        Cuadro clínico y subtipos

        A. Presencia de atracones recurrentes.

        Un atracón se caracteriza por:

        1. ingesta de alimento en un corto espacio de tiempo (p. ej., en un período de 2 horas) en cantidad superior a la que la mayoría de las personas ingerirían en un período de tiempo similar y en las mismas circunstancias
        2. sensación de pérdida de control sobre la ingesta del alimento (p. ej., sensación de no poder parar de comer o no poder controlar el tipo o la cantidad de comida que se está ingiriendo)
        B. Conductas compensatorias inapropiadas, de manera repetida, con el fin de no ganar peso, como son provocación del vómito; uso excesivo de laxantes, diuréticos, enemas u otros fármacos; ayuno, y ejercicio excesivo.
        C. Los atracones y las conductas compensatorias inapropiadas tienen lugar, como promedio, al menos dos veces a la semana durante un período de 3 meses.
        D. La autoevaluación está exageradamente influida por el peso y la silueta corporales.
        E. La alteración no aparece exclusivamente en el transcurso de la anorexia nerviosa.

        Especificar tipo:

      • Tipo purgativo: durante el episodio de bulimia nerviosa, el individuo se provoca regularmente el vómito o usa laxantes, diuréticos o enemas en exceso.
      • Tipo no purgativo: durante el episodio de bulimia nerviosa, el individuo emplea otras conductas compensatorias inapropiadas, como el ayuno o el ejercicio intenso, pero no recurre regularmente a provocarse el vómito ni usa laxantes, diuréticos o enemas en exceso.
      • INGESTA COMPULSIVA

        Se caracteriza por atracones de comida recurrentes, con pérdida de control sobre la alimentación unido a un malestar clínicamente significativo. La persona no presenta conductas compensatorias típicas de la bulímia nerviosa o anorexia nerviosa tipo purgativo como vómitos autoinducidos, abusos de laxantes y diuréticos, ayuno o ejercicio físico excesivo.

        Las verdaderas ingestas compulsivas tienen dos rasgos característicos: la gran cantidad de alimentos ingeridos durante la misma y la sensación de pérdida de control. Se entiende por “atracones” al consumo de alimentos en un período corto de tiempo (inferior a dos horas) en cantidades superiores a la que la mayoría de personas ingerirían en un espacio de tiempo similar y bajo las mismas circunstancias.

        La falta de control sobre la alimentación en pacientes con este trastorno viene determinada por comer rápido, principalmente a solas, hasta sentirse completamente lleno, gran cantidad de alimentos sin apetito, con satisfacción durante y después de cada episodio y la sensación de no poder parar de comer durante el atracón. Existe generalmente ansiedad anticipatorio a la ingesta, con posteriores síntomas de culpabilidad, distimia y malestar físico que puede provocar somnolencia. Tras “despertar” del atracón se añaden otros síntomas como baja autoestima, autorechazo, culpabilidad excesiva, depresión así como preocupación excesiva por el peso y la imagen corporal.

        Para establecer diagnostico de TIC, es necesario que los atracones provoquen malestar clínico y que a pesar de que el sujeto presente satisfacción durante el episodio y después de éste, se preocupe sobre los efectos a largo plazo que dichos atracones pueden repercutir en su peso e imagen corporal. La frecuencia de los atracones, debe ser como media, de al menos dos días por semana durante un período mínimo de 6 meses. La duración de los atracones puede variar y a muchos individuos les cuesta diferenciar los auténticos atracones de los episodios menos importantes. A pesar de ello, recuerdan fácilmente en qué día y en qué momento realizaron un atracón.

        Cuadro clínico

        A. Episodios recurrentes de voracidad. Un episodio de voracidad se caracteriza por:

        Comer en un periodo concreto de tiempo (por ejemplo dos horas) una cantidad de comida que es mucho más de lo que la mayoría de la gente podría comer en el mismo tiempo y en circunstancias parecidas Sentimientos de pérdida de control durante este episodio (por ejemplo sentimiento de que no puede parar de comer o de no poder controlar qué es lo que come o qué cantidad come).

        B. Los episodios de voracidad están asociados por lo menos a tres de la condiciones siguientes:

        - comer mucho más rápido de lo normal
        - comer hasta sentirse desagradablemente lleno
        - Comer mucho a pesar de no sentirse hambriento
        - -Comer solo porque le avergüenza cuánto come
        Sentirse a disgusto, deprimido o muy culpabilizado después de comer

        C. Marcado malestar respecto a sus “atracones”

        D. Los episodios de ingesta aparecen, como media, por lo menos dos veces a la semana y durante seis meses.

        E. El trastorno no aparece durante anorexia o bulimia nerviosas.

        En nuestro Centro de Sexología Sabadell tratamos el tema de los trastornos de alimentacióncon muy buenos resultados. Si desea consulta o más información sobre el tema puede llamar a nuestro centro o rellenar el formulario de la web.